FREGONA DE MICROFIBRA: ¿Qué las diferencia de otras fregonas?

por | 24 agosto, 2021

La fregona de microfibra ha irrumpido en el mundo de la limpieza y ha llegado para quedarse. Microfibra. Esta palabra que últimamente retumba en cualquier sección de limpieza u hogar de todos los supermercados, droguerías o tiendas de barrio. 

La microfibra, como su nombre indica, es un tipo de fibra sintética. No es natural. Y está hecha de poliéster y poliamida. Para que te hagas una idea, el grosor del hilo de fibra que se obtiene es diez veces menor al cabello humano.  En términos científicos, el grosor de un hilo de microfibra es de 10 micras elevada a 12. 

La microfibra, por tanto, cuenta con gran capacidad de absorción y las fregonas hechas de microfibra son perfectas para todo tipo de suelos y superficies. Una de las ventajas de la fregona de microfibra es que puedes limpiar el suelo sin dejar un exceso de agua o producto de limpieza. Absorben la cantidad justa de producto y son perfectas para limpiar y secar. 

Al ser un material sintético muy resistente, estas fregonas resultan muy duraderas y fáciles de limpiar.  

¿Qué diferencia a la fregona de microfibra de otras fregonas?

Obviamente el material. Existen fregonas hechas de fibras orgánicas, como por ejemplo de algodón, que,  se empapa muy bien de productos y al pasar la fregona, deja un rastro de agua mayor. Ideal si se busca realizar limpiezas profundas. 

Hay que tener en cuenta que estas fregonas de algodón necesitarán ser exprimidas más a menudo que las de microfibra. Este tipo de fregonas no se recomienda para zonas o suelos con humedad.

En cambio las fregonas de microfibra son perfectas para suelos húmedos y que necesiten pocas pasadas. Gracias a los hilos de microfibra, estas fregonas secan rápidamente la superficie evitando que concentren la humedad del suelo.  

Suelos aptos para fregona de microfibra

Sirven para cualquier tipo de superficie o suelo, sin embargo, notarás un resultado más óptimo si la utilizas en suelos lisos, parquet o mármol.

Otro de los utensilios más importantes a la hora de limpiar un suelo son las mopas. Existen también diferentes tipos de mopas: de microfibra, algodón o acrílica. Las mopas resultan una cómoda herramienta de limpieza de suelo cuando se desea mantener la higiene y eliminar polvo una vez se haya pasado la fregona. 

Al terminar de pasar la mopa, solo deberás meter en la lavadora el recambio o, en el caso que sea desechable, tirarlo a la basura y poner uno nuevo para la próxima pasada. 

Las mopas son aptas para parquet, mármol y todo tipo de suelos lisos. Se desaconseja su uso en suelos rugosos.

Si después de este post tienes claro que eres del equipo fregona de microfibra, te dejamos aquí algunas interesantes que encontrarás en nuestra sección Fregonas de Clim Profesional.