Lejia o amoniaco, cuál es el mejor para limpiar

por | 21 septiembre, 2018

Son muchos los productos con los que contamos para la limpieza común y muchas las indicaciones para usarlos correctamente según la superficie que estemos tratando.
Cuando limpiamos en casa o de forma profesional usamos limpiadores de todo tipo: quitapolvo, desengrasantes, desinfectantes, abrillantadores, detergentes, suavizantes…
Para realizar una correcta tarea de limpieza debemos conocer cómo aplicar cada tipo de producto en cada superficie y de qué forma hacerlo.
Aquí entran en juegos dos de los limpiadores más famosos y utilizados por todos: la lejía y el amoniaco. Muchas veces nos preguntamos en qué se diferencian, cómo se utilizan y en definitiva, cuál es el mejor para limpiar. ¡Hoy damos respuesta estas preguntas!

lejia-o-amoniaco

En qué se diferencian y cómo utilizar la lejía y el amoníaco

La primera es principalmente desinfectante, mientras que el amoníaco tiene un poder más desengrasante. Por lo que debemos diferenciar también las superficies sobre las que los usamos: la lejía es más efectiva y aconsejable en superficies que no entren en contacto con alimentos como electrodomésticos, baños, armarios…
También es estupenda para eliminar manchas sobre tejidos blancos. ¡Nunca sobre tejidos con color, pues los desteñiremos!
El amoníaco, sin embargo, al ser un potente desengrasante lo emplearemos sobre superficies con las que no entramos en contacto de forma periódica como lámparas, puertas, ventanas, escaleras, etc.
Para usar estos dos químicos de limpieza correctamente debemos hacerlo siempre de forma diluida en agua y nunca juntos. Mezclar amoníaco y lejía resulta una sustancia altamente tóxica: cloramina. Ésta puede irritar los ojos y pulmones.

¿Cuál es mejor, lejía o amoníaco?

Pues esto es un poco como lo de “para gustos los colores” porque algunos prefieren la lejía por ser un producto “estrella” para casi todo y otros el amoníaco por ser más potente. Pero si tenemos que elegir, en climprofesional nos quedamos con la lejía. Desinfecta y limpia todas las superficies y, si es apta para uso alimentario como la nuestra, la podemos utilizar sin miedo en los utensilios para cocinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.